martes, 7 de febrero de 2012

Asociación de cultivos


La asociación de cultivos, cultivo múltiple o sistemas de policultivo (M.A. Altieri, 1983) son sistemas en los cuales se plantan especies de vegetales con suficiente proximidad espacial para dar como resultado una competencia inter-específica y/o complementación.

Esta interacciones pueden tener efectos inhibidores o estimulantes en los rendimientos, y en consecuencia los policultivos se pueden clasificar como sigue (Hart 1974)

Policultivo comensalístico: interacción entre las especies de cultivo con un efecto positivo neto sobre una especie y ninguna sobre la otra.

Policultivo amensalístico: la interacción entre las especies de cultivos tiene un efecto negativo en una especie y ningún efecto observable en la otra. Por ejemplo: plantas anuales intercaladas entre plantas perennes.

Policultivo monopolístico: la interacción entre las especies de cultivos tiene un efecto positivo neto en una especie y un efecto negativo neto en la otra. Por ejemplo, el uso de cultivos de cobertera en huertos.

Policultivos inhibitorios: la interacción entre los cultivos tiene un efecto negativo neto sobre todas las especies. Por ejemplo el cultivo intercalado que involucra a la caña de azúcar.

Las ventajas de la Asociación correcta de cultivos
Por una parte influye sobre la dinámica de las poblaciones de insectos-plaga que generalmente provocan menos daños a los cultivos y, por otra, la supresión de hierbas adventicias molestas debido al sombreamiento, alelopatía, etc. y un mejor uso de los nutrientes del suelo con el consiguiente mejoramiento de la productividad por unidad de superficie.

Ejemplos de asociación de cultivos: existen diferentes asociaciones de cultivos siendo algunas desfavorables o no recomendables y otras favorables.

Asociación de Cultivos más favorables
Gramínea-leguminosa: aprovechando la fijación de nitrógeno atmosférico por parte de las leguminosas. Se utiliza para la implantación de pastizales y praderas, con la asociación de gramíneas (vallico, festuca, fleo, dáctilo, etc.) y leguminosas (trébol, esparceta, alfalfa, veza, etc.) Para abono verde, mezclando gramíneas (centeno, avena, vallico) con leguminosas (veza, guisante, haba, trébol) En cultivos hortícolas.

Maíz y judía: cuando se asocian estos cultivos, el maíz hace de tutor, las judías se siembran cuando éste tenga 20 cm de altura.

En Sudamérica los indígenas incluyen una tercera planta a la asociación, la calabaza, beneficiándose ésta del sombreado y favoreciendo a la asociación al cubrir el suelo horizontalmente.

Leguminosas y otras familias: guisantes, judías o habas con coles o zanahorias en hileras alternas. Parece que la cebolla y el ajo se asocian mal con las leguminosas.

Otras asociaciones posibles
Es posible asociar hortalizas con diferente velocidad de crecimiento para obtener una mayor productividad, algunas de estas asociaciones que dan un buen resultado son:

Rábanos, lechugas y zanahorias: sembrar tres hileras de rábanos o de lechugas entre cada dos hileras de zanahorias.

De coles con lechugas: entre cada dos hileras de coles una hilera de lechugas y, dentro de las hileras de coles, una lechuga entre cada dos coles.

De zanahorias y nabos: los sembramos en hileras alternas; los nabos son cosechados antes de que las zanahorias hayan alcanzado su pleno desarrollo.

Judía de enrame y pepino: una hilera de pepinos entre las dos hileras de judías (80 cm de separación).

Chirivía y escarola: plantarlas en hileras alternas dado que la primera tiene raíces pivotantes y la escarola poco profundas.

Zanahoria y puerro: eficaz para repeler a la mosca de la zanahoria y la del puerro. Una hilera de rábano entre cada dos de zanahoria; los puerros se plantarán en el lugar de los rábanos ya recolectados (en zanahoria de primavera) En zanahoria de invierno se alternarán dos hileras de zanahoria con dos de puerros.

Zanahoria y cebolla: tres hileras de cebolla y dos de zanahoria (25 cm entre hilera)

Tomate y cebolla: se plantarán en primavera las cebollas en un campo preparado para acoger al tomate, éste en hilera y a cada lado de la hilera de cebollas (a 35 - 40 cm).

Espinaca de primavera con apio: las espinacas se siembran en marzo, los apios en mayo en una hilera entre cada dos de espinacas.

Cebolla y fresas o achicoria y fresa: en hileras alternas.

Uno de los efectos positivos de la asociación de cultivos es que minimizan los brotes de enfermedades y plagas, así algunos autores como Altieri y Letourneau identifican ciertos policultivos con la plaga o enfermedad regulada así como el factor involucrado en ese efecto.

FUENTE: Elia Arcas, enbuenasmanos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada